Educando en igualdad

Educar es proporcionar una formación integral que permita a niños y niñas una formación plena y que ayude a configurar su identidad, así como construir una concepción de la realidad que integre a la vez el conocimiento y la valoración ética y moral de la misma.

Educar en igualdad quiere decir educar sin diferenciar los mensajes en función del sexo, y educar bajo valores como respeto hacia los demás.

La educación en igualdad es un estilo educativo, un proceso de transformación social que apunta a una convivencia entre los sexos alejada de la opresión mutua y tendente a una relación de justicia y respeto y en interés de una formación integral y una efectiva igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

 

¿Qué es la coeducación?

Analizar los elementos de poder y autoridad, el uso del lenguaje, los usos de los espacios y los tiempos, los libros de texto, el currículum oculto, las formas de deporte, etc.

Rescatar e introducir sistematicamente la figura de mujeres que tuvieron importancia en algún ámbito de la cultura o la sociedad.

Enseñar a las niñas a participar con eficacia en los juegos y deportes tipicamente masculinos.

Apoyar la educación en valores de igualdad, respeto mutuo, justicia y tolerancia en el colegio y las familias.

Educar es proporcionar una formación integral que permita a niños y niñas una formación plena y que ayude a configurar su identidad, así como construir una concepción de la realidad que integre a la vez el conocimiento y la valoración ética y moral de la misma.

Coeducar implica educar sin diferenciar los mensajes en función del sexo.

La coeducación es un estilo educativo, un proceso de transformación social que apunta a una convivencia entre los sexos alejada de la opresión mutua y tendente a una relación de justicia y respeto y en interés de una formación integral y una efectiva igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

La coeducación es una de las herramientas más útiles para poder acabar con la desigualdad transformando así la realidad.

La escuela, en tanto que formadora de actitudes de niños y niñas, constituye una plataforma excelente para la superación de los perjuicios sexistas y para la provocación de un cambio en profundidad de las estructuras y de las prácticas sociales no deseables. Esto los lleva a hacer una reflexión global importante sobre qué enseñamos, cómo lo enseñamos, dónde nos dirigimos en cada paso que damos. En la escuela es posible contribuir a los procesos de socialización del alumnado evitando estereotipos sexistas.

“La igualdad es el alma de la libertad; de hecho, no hay libertad sin ella”

Compórtate y relaciónate bajo el valor de igualdad, respeto, tolerancia, en la vida cotidiana, dentro de la  familia, amigos, profesionalmente… evitando utilizar clichés machistas o sexistas, clasistas o racistas que hemos aprendido desde niños.

Decirle, transmitirle a nuestro hijo que debe actuar y relacionarse con los demás bajo el valor de igualdad, el respeto, la tolerancia.

Respétame, respétate. Somos iguales ¿Qué nos hace diferentes? Yo soy y seré lo que yo quiera ser.

ASOCIACIÓN DUAL
C/ Albendiego, 7,
28029 Madrid
Teléfono: 913 231 555
Fax. 913 231 555

E-mail:
asociacion.dual@patologiadual.com